Tlatilcas, los Naucalpenses de Endenantes

Imprimir

El Museo de Tlatilco, “lugar de entierros”, se localiza a unos pasos del Periférico norte, en Naucalpan

TURISTAMX, 29 de enero, 2013.- El Museo de Tlatilco está en medio del paso de todos,  pero pocos hemos tenido la voluntad, la decisión o la suerte, y detener por un rato las prisas para conocerlo. Entrar en él es descubrir nuevamente que tenemos un pasado con el que estamos enlazados, aunque parezca tan remoto, más en esta parte conurbada a la ciudad de México.

Mucho se ha dicho que una persona que no conoce su pasado, es una persona huérfana. Así que de una vez por todas sigamos buscando en los objetos de quienes nos antecedieron el rostro de sus almas y vidas.

El Museo Tlatilco se localiza en el corazón del municipio de Naucalpan de Juárez, conurbado al Distrito Federal, justo a escasos 100 metros del Palacio del Ayuntamiento, pegadito al Periférico (dirección norte-sur): Avenida Doctor Gustavo Baz y Boulevard Manuel Ávila Camacho. Su horario de visita es de 10:00 a 18:00 horas, de martes a domingo.

Podemos llegar a él sin pierde en auto o en transporte público, como si fuéramos con dirección a la salida de la Autopista a Querétaro;  todo el Periférico norte, un par de kilómetros antes de las Torres de Satélite o bien cuatro kilómetros hacia el norte pasando los límites entre el Distrito Federal y el estado de México.

¿Qué alberga el museo? ¿Quiénes fueron los Tlatilcas? Estas personas morenas y seguramente delgadas –por su alimentación y porque caminaban mucho-, fueron los antiguos habitantes de Naucalpan. El nombre de Tlatilco significa “lugar de entierros”y anteriormente el recinto se localizaba justo en la zona donde se hicieron los descubrimientos arqueológicos (Doctor Gustavo Baz y Avenida 16 de Septiembre). Recientemente se le trasladó al punto que hemos mencionado. La zona fue descubierta arqueológicamente en 1936 por ladrilleros, pero se la exploró en 1942, 1950 y 1955. En una de las excavaciones se rescataron más de 200 entierros con ofrendas de cerámica.

El lugar fue poblado a partir de 1400 a.C., al parecer por dos grupos con rasgos físicos diferentes a los de los pobladores originales del lugar. En un periodo cercano al 1100 Tlatilco recibió la influencia de los olmecas.

El Museo de Tlatilco precisamente resguarda y muestra las magnificas figurillas de cerámica encontradas en el sitio, lo que revela que había un culto a la muerte y a la fertilidad: mujeres con barrigas cargadas de vida, animales  empujados por el movimiento, magos presagiando maleficios, danzantes rompiendo los silencios, niños brincando, juguetes encarnando sueños, etcétera.

Buena parte de los objetos rescatados se exhiben en el Museo de Tlatilco, así que ya no hay pretexto para no dedicarle un rato. Seguramente después de la visita nos veremos con un rostro más certero, más seguros de lo que fuimos y queremos ser. www.turistamx.com